domingo, 24 de noviembre de 2013

Pollo al horno con cahuela y oporto




video


  • 1 pollo entero
  • 150 gr de cachuela (en mi pueblo: “caldillo”)
  • ½ litro de vino de oporto
  • 2 dientes de ajo
  • 1 limón
  • Cuerda para bridar
  • sal
  
Se me ocurrió un día de estos fríos el invierno pasado pero no quedé contento con el resultado porque lo unté con la cachuela y punto. El resultado fue que la cachuela al tener tanta grasa se resbalaba y se caía de la superficie del pollo al dar vueltas y además no puse nada de sal, con lo que me quedó más bien soso y seco.

En esta ocasión he resuelto los problemas y ha quedado estupendo.

ELABORACIÓN:

Precalentar el horno a 180º, encendiéndolo todo (grill incluido).

He puesto la cachuela en un bol y la he calentado bastante en el microondas, para una vez líquida la grasa, lo he colado y me he quedado sólo con “la esencia” de la cuestión (hígado especiado). Al bol le puse un poco de sal, los dos dientes de ajo machacados (yo uso un chisme de esos de estriparlos J), un chorrito de oporto y el zumo de medio limón.

Al pollo, con los dedos, le separado la piel de la carne y con unos guantes de látex (si no, no hay quien quite el olor) lo he embadurnado todo (por dentro, por fuera y entre la piel y la carne). Una vez bien untado se le mete dentro la otra mitad del limón, procurando que la carne quede del lado de las pechugas y se ata con la cuerda para que queden los muslos y las alas pegados al cuerpo:


Ensartamos el “bicho” en la varilla del horno y lo metemos con cuidado de no quemarse, poniendo luego una bandeja en la parte de abajo con una mezcla de oporto, un chorrito de aceite de oliva y un buen chorro de agua.

Dejamos el pollo dando vueltas durante al menos hora y media (si es de dos kilos, un poco más), controlando que si la piel se churrusca demasiado, quitamos el grill y lo encendemos al final para darle el último toque.

Durante el tiempo que el pollo se está cocinando, se riega con el contenido de la bandeja de vez en cuando utilizando un cucharón. En la bandeja estará la mezcla que pusimos y los jugos que la carne vaya soltando.


NOTA: Acompañarlo con cualquier cosa que no sea un buen tinto es motivo de “fusilamiento al amanecer” J

domingo, 27 de octubre de 2013

Huevos rotos con presa ibérica



Patatas
Huevos
Pimientos
Presa Ibérica


Poca ciencia tiene esto, si algo tiene de complicación es que si haces mucha cantidad, resulta difícil que todo esté caliente en el momento de servirlo.

Yo opté por saltear los pimientos (de tres colores) cortados en tiras antes de todo y reservarlos, al igual que la presa, que una vez pasada por la plancha dejándola más bien cruda por el centro, la corté en tiras y la puse en el mismo recipiente que los pimientos (sazonar tanto los pimientos como la carne). Una vez hecho lo reservé en el horno a unos 70 grados para que no se enfriaran y se acabara de cocinar la carne.

Las patatas es fundamental comprarlas de freír (las mejores de la variedad “agria”, nunca “monalisa”). Además es bueno pelarlas y cortarlas con tiempo, reservándolas en un baño con agua fría y cambiarles el agua hasta que quede clara para quitarles todo el almidón que es lo que hace que se queden pochas y no crujientes.

Yo personalmente me gusta pre freírlas  poniendo el aceite al 70% de la potencia hasta que se queden pochaditas, para luego, en el momento de servirlas darles un golpe de fritura con el aceite muy caliente y así consigo que queden crujientes. Si haces varias tandas, reserva las fritas también en el horno hasta que acabes con todas.

Los huevos fritos tiene poca explicación y la cantidad va en gustos.

Una vez que tengamos todo, servimos en una fuente central con las patatas los pimientos y la carne mezclado y los huevos encima rompiéndolos para que los trozos sean medianos y las yemas chorreen sombre las patatas.

Se puede acompañar con la salsa de huevos fritos RECETA DE LA SALSA o con mayonesa.

NOTA: La presa ibérica podéis sustituirla por lo que os apetezca; Lacón a la `plancha, pluma, bacon,....incluso gulas al ajillo.

sábado, 16 de febrero de 2013

Liebre al estilo de mi abuela





  • 1 liebre
  • 2 cebollas
  • 2 ajos
  • 50 gr de almendras peleadas
  • 1 higadito (o el de la liebre)
  • 2 guindas secas
  • 2 guindillas secas (cayena)
  • 1 vaso de agua
  • 1 copa de vino tinto
  • 2 hojas de laurel
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
  
Trocea la libre y salpiméntala.

En una sartén grande con un poco de aceite freímos el hígado y reservamos, después doramos los ajos picaditos y pochamos la cebolla también picada con una de las guindas secas partida y sin pepitas. Reservamos en una olla exprés una vez acabado.

En la misma sartén, añadimos aceite y freímos (no demasiado) la liebre troceada por tandas con la otra guinda seca y las cayenas. Conforme vayamos haciéndola la vamos incorporando a la olla exprés.

Agregamos a la olla exprés las almendras machacadas, el hígado también machacado, el laurel, el agua y el vino tinto y la ponemos al fuego medio unos 20 minutos.

Nota: Si al abrir la olla la carne aún no está tierna o la salsa demasiado líquida poner otro rato al fuego hasta conseguir la textura deseada.


jueves, 14 de febrero de 2013

Salmón gratinado con mayonesa al eneldo






  • 1 pieza de salmón o trucha asalmonada
  • Mayonesa
  • Eneldo
  • 1 huevo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite

 Enciende el horno a 200º.

Lava el pescado, sécalo y salpimiéntalo.

Coloca el pescado, con la piel hacia abajo (si es en filete), en una bandeja o fuente baja para el horno untada con una pizca de aceite y “pintas” (casi nada) con aceite por la parte de arriba. Déjalo en el horno hasta que veas que está hecho (depende del grosor de la pieza, pero lo suyo es que no se haga del todo por dentro, porque luego hay que darle otro golpe de calor).

Mientras se hace el pescado, en un bol, pon un bote pequeño de mayonesa, la yema del huevo y el eneldo picado fino y bátelo todo hasta que quede mezclado y no muy espeso (si es necesario le agregas un poquito de agua fría para que se quede más liquida).

Una vez que tengamos el pescado en su punto, lo sacamos y ponemos sobre él, la mayonesa que hemos preparado y lo volvemos a meter en el horno, pero esta vez solo con calor en la parte superior para gratinar.

Sacarlo cuando veamos que el gratinado ha cogido el color que nos guste.


sábado, 9 de febrero de 2013

Carrilladas al vino tinto





  • 8 carrilladas ibéricas
  • 1 cebolla grande
  • 2 vasos de vino tinto (si es bueno mejor)
  • 1 hoja de laurel
  • 3 dientes de ajo
  • Harina
  • Agua
  • Tomillo
  • Romero
  • 1 tomate

Quitar las membranas y la grasa que pudieran tener las piezas de carne.

Salarlas y enharinarlas.

En una olla freír los dientes de ajo enteros y sin pelar (de dais un golpe) y en ese aceite selláis las carrilladas a fuego fuerte poco tiempo.

Una vez selladas, las apartamos y en el mismo aceite pochamos la cebolla muy picada con el laurel y salamos.

Cuando la cebolla esté transparente agregamos el tomate troceado y las hierbas. Removemos durante dos minutos y agregamos el vino.

Dejamos cocer el vino y cuando calculemos que se ha evaporado el alcohol introducimos la carne y cubrimos con agua.

Dejamos cocer a fuego medio sin tapar para que la salsa vaya espesando al evaporarse el agua.

Una vez que la salsa se evapore un poco, con una espumadera vamos sacando la verdura a un vaso de batidora (yo no la saqué toda para que quedasen algunos trocitos en la salsa), batimos y volvemos a incorporarlo a la olla.

Dejaremos cocer hasta que la carne esté tierna y la salsa haya adquirido la consistencia que más nos guste.

jueves, 3 de enero de 2013

Carrilleras de ternera con salsa de Oporto


Lo prometido es deuda



  • Carrilleras de ternera (1 por persona)
  • Rulo de cabra grande
  • Pimientos de piquillo enteros

Para la salsa:

·         1 botella de vino de Oporto
·         2 chalotas
·         ½ litro de caldo de carne
·         3 zanahorias


Es aconsejable dar 15 ó 20 minutos de olla expres a la carne para ablandarla antes de asarla. Una vez fuera de la olla, salpimentaremos las carrilleras y las pondremos en el horno a 180º durante 30 minutos.

Mientras que se asa la carne, prepararemos la salsa y confitamos los pimientos.

Para la salsa pondremos a pochar las chalotas picadas muy finas y las zanahorias en trocitos pequeños, en una cacerola con un poco de aceite y un poco de sal; cuando estén, añadiremos el vino y el caldo. Dejamos cocer, removiendo de vez en cuando hasta que espese y rectificamos de sal.

Los pimientos podemos ver cómo se confitan


Una vez todo preparado montaremos el plato, para lo cual haremos un corte horizontal a cada pieza de carne y colocaremos en él una rodaja de rulo de cabra y un pimiento o dos y lo regaremos con la salsa ya reducida.

Como acompañamiento podemos preparar unas patatitas de guarnición que podéis ver su preparación


Nota: Si las carrilleras son lo suficientemente gruesas podemos hacerles dos cortes y poner un ingrediente en cada uno y también se puede sustituir el pimiento por media loncha de bacon pasada por la plancha.



Pimientos de piquillo confitados





  • Pimientos de piquillo enteros
  • Azúcar
  • Aceite de oliva
  • Agua
  
Escurre los pimientos recogiendo el caldillo de la conserva.

En una sartén amplia con un hilo de aceite, coloca los pimientos sin que se monten entre ellos, echándoles un poco de azúcar a cada uno. Una vez salteados, les das la vuelta y le vuelves a poner azúcar. Cuando los tengas salteados por ambas caras con el azúcar, se riegan con el jugo de la conserva, se les pone agua hasta que casi los cubra y se dejan a fuego medio hasta que el agua se evapore.



Patatitas de guarnición





  • 1 kg de patatitas baby
  • Tomillo
  • Sal
  • Aceite
  • Agua
  • 3 dientes de ajo
  
Pela y lava las patatas (si no tenemos patatas baby partir las que tengamos en trozos similares).

En una sartén ponemos las patatas y le añadimos agua hasta que casi las cubra con un poco de sal.

Las ponemos a fuego medio y esperamos que se evapore el agua en su totalidad.

Una vez evaporada el agua le echamos un buen chorro de aceite de oliva, el tomillo y los tres dientes de ajo enteros y sin pelar. Subimos el fuego y las salteamos hasta que cojan ese color dorado … ;-)